Etiquetas

jueves, 24 de mayo de 2018

"Cuatro años bajo la media luna" - Rafael de Nogales

En estos años en los que se está celebrando en todo el mundo el centenario de la IGM, se están publicando gran número de libros, sobre todo ensayos, referidos a los acontecimientos que asolaron gran parte de Europa y sus frentes en el mundo, entre los años 1914 y 1918. Un buen número de estas publicaciones se presentan en forma de diario o memorias, protagonizadas por periodistas, escritores, militares, aventureros o simples observadores. 

"Cuatro años bajo la Media Luna" son las memorias de Rafael de Nogales, un aventurero venezolano, militar de carrera formado en Alemania y Bélgica, que participó en la Guerra de Cuba, formó parte activa en  una serie de revoluciones en su país y recaló en la Guerra Ruso-Japonesa. Cuando estalló la Gran Guerra en Europa, decidió formar parte de ella y recorrió todos los gobiernos europeos participantes en el conflicto, con la intención de entrar a formar parte de sus fuerzas armadas. En todos ellos fue rechazado por su condición de extranjero. Lo que le llevó a ingresar como oficial en el ejército de Turquía, aliado de Alemania y todavía entonces, dominante en gran parte de Oriente Medio. Su periplo durante los años de la guerra le llevó a ser testigo directo de las masacres protagonizadas por el ejército turco contra el pueblo armenio, razón por la que dice, fue perseguido por sus mandos en aquel destino, por miedo a la filtración y denuncia de aquellos terribles hechos. También participó activamente en las dos batallas de Gaza y en otros enfrentamientos directos entre el ejército Turco y Británico en Siria. Sus buenas relaciones con los mandos alemanes estacionados en la zona, hizo que su situación como oficial del ejército fuese más bien cómoda, lo que le dio cierta libertad de movimiento. 

Su carácter aventurero y los continuos cambios en sus destinos militares, le llevaron a realizar grandes viajes por desiertos, llanuras y lejanas poblaciones, aprovechando para contar en su diario, las costumbres y características de todo lo que veía y se encontraba en su camino. Sus experiencias, además de tener un importante componente militar, reflejaban su pasión por la historia, la arqueología y los monumentos que jalonaban tan ricamente la antigua Mesopotamia o ciudades como Jerusalén, Bagdad, Mosul o Alepo, todas ellas llenas de historia y recuerdos milenarios. 

La variedad de los temas en los que profundiza el autor, como la situación política y militar de Turquía, junto al hecho de ser actor directo del frente de Oriente Medio y su posición como testigo en la masacre del pueblo armenio por parte de los turcos, hacen de este diario una valiosa fuente primaria  a valorar sobre lo que aconteció en aquellos territorios hasta el final de la contienda en 1918.

martes, 22 de mayo de 2018

"Los Malditos" - Antes del diluvio - Libro 1º

El tándem creativo formado por Jason Aaron y R. M. Guéra, artífices de aquel portentoso cómic titulado "Scalped" que recientemente se ha reeditado en un recopilatorio de tomos en tapa dura, ha vuelto a reunirse para presentar al aficionado una muy loca, sangrienta y cuasi apocalíptica historia titulada "Los Malditos" A Aaron no lo teníamos olvidado ya que su presencia en la actual y magnífica "Paletos cabrones" y en otras colecciones, lo presenta como uno de los más completos guionistas de cómics de la actualidad. A Guéra lo teníamos un poco más olvidado.
El contexto de esta nueva serie  publicada por Planeta Cómic no podía ser más sorprendente y extraña. El autor la localiza en el año 1600 después de la creación. Y me diréis, ¿a que creación se refiere? Pues a la creación de Adán y Eva nada más y nada menos. La tierra aparece devastada y desértica. Las bandas de criminales y asesinos copan una estampa yerma y salvaje, llena de seres extraños antediluvianos, masacrando a toda persona viviente que se cruce en su camino, convirtiendo la existencia en el día a día en una dura y terrible lucha por la supervivencia. En este panorama, resalta un protagonista, figura principal de las aventuras que comienzan en este número o libro primero. Su nombre, Caín... Sí, sí, ese Caín. El hijo de Adán y Eva, alumbrado tras ser expulsados del Paraíso. Ese Caín que fue el primer asesino de la historia terrenal y que como castigo deambula en un mundo heredero de la maldad  provocada por la muerte de su hermano Abel. Brutal planteamiento, ¿no os parece?.
Pues dicho y hecho, Guéra y Aaron desarrollan un cúmulo de muertes,  sangre, violencia y sin sentido en todas y cada una de las páginas de este cómic sin censura ni límite. Y lo hacen con un guión rotundo, duro y contundente, enclavado en una historia directa y llena de guiños al universo bíblico del mundo y sus vicisitudes, como por ejemplo con la aparición de Noé y sus hijos. Respecto al dibujo de Guéra, qué decir, sino que sigue dominando el trazo, la rotundidad de los movimientos y la creación, en este caso, de una ambientación entre antediluviana y apocalíptica, siendo en todo caso muy llamativa, gracias al trabajo en el color presentado por Giulia Brusco, colaboradora habitual del ilustrador. Su aportación es clave, volcando un gran uso del colorido al trabajo de Guéra. En definitiva una historia sangrienta, al estilo del personajes, como por ejemplo Conan, y que a mí me ha gustado en general, por su pretensión visual y su exploración de unos personajes a los que pocas veces se les ha sacado de las páginas del antigua testamento... Veremos hacia dónde se conduce... 


jueves, 17 de mayo de 2018

"Vengadores: Infinity war"

Como tercera y penúltima entrega de Los Vengadores, "Infiny War" ya ha sido declarada en los medios y en el conjunto de los espectadores, como una de las películas del Universo Marvel Cinematográfico más acertadas de las hasta ahora estrenadas en pantalla grande. Tenía el muy complicado reto de reunir en su metraje a gran número de los héroes que han protagonizado todas la películas anteriores, a excepción de Ojo de Halcón y Ant-men, y cruzar a Los Vengadores con los Guardianes de la Galaxia, en una trama cuyo pivote dramático gira alrededor de Thanos. Y la verdad es que tras dos horas y media de metraje, creo que productores, directores y guionistas han logrado, no solo no naufragar en su proyecto, sino salir airosos en un proyecto de tan grande tamaño.
Thanos, al que conocemos por ser el padre adoptivo de Gamora tiene como última voluntad reunir en su guantelete las llamadas Gemas del Infinito, de las cuales nos han ido dejando pistas a lo largo de las películas de las que hemos podido disfrutar hasta ahora. Su intención, lograr un poder infinito con el que destruir la mitad de la población del universo para, según él, ofrecer un futuro con más estabilidad, felicidad y prosperidad. Dos de las seis gemas se encuentran en la Tierra, una en manos de Dr. Strange y otra en la cabeza de Visión. A partir de aquí se producirá el gran enfrentamiento en el que Los Vengadores y Los Guardianes de la Galaxia lucharán por evitar que Thanos logre su objetivo.
Los hermanos Russo se  encargaron en el pasado de dirigir otras dos películas del Universo Marvel. Por un lado la que considero la mejor de todas ellas, "Capitán América: El Soldado de Invierno" y "Capitán América: Civil War". Su previa experiencia les han cosechado una buena base para afrontar el reto enorme que propone "Infinity War" por el cruce de tramas, el gran número de estrellas y personajes y sobre todo, la fusión compleja de mundos, galaxias y universos alternativos. Su labor ha conseguido que la presentación de los distintos giros protagonizados por los variopintos grupos de superhéroes, comprometidos todos ellos en diferentes versiones de una gran misión que les une en el único objetivo de vencer a Thanos, funcione, y sea suficientemente coherente, además de ofrecer de manera equilibrada momentos de acción y otros dramáticos con acertados toques de tragedia y como no, cierta dosis de comedia.
Por supuesto hay cosas que me gustan más que otras. Desde luego llamo la atención en el personajazo (palabreja que creo me he inventado) que han construido alrededor de Thanos. Lleno de aristas, recovecos, profundidad y algunos claroscuros, puedo asegurar sin miedo a equivocarme, que es sin duda el mejor villano al que las películas de Marvel han presentado hasta ahora. Ya se ha leído por ahí que su perfil tiene toques shakesperianos que recuerdan a Macbeth, El Rey Lear o Ricardo III y la gran carga de profundidad de algunos de sus diálogos dan buena pista de ello. Entiendo que la aportación interpretativa de Josh Brolin en algo habrá influido. Sin duda, Thanos es el pilar de la película.
Por lo demás, como no podía evitarse con una amalgama tan grande de personajes, algunos protagonistas tienen más peso que otros. Sin duda Dr. Strange, Gamora, Iron Man, Visión, Bruja Escarlata o Star Lord, sobrellevan de alguna manera en sus carnes un componente más dramático que otros. Me interesa sobre manera, el aporte de los guionistas y directores en la relación basada en los sentimientos entre algunos de los personajes, como lo que trasciende entre Iron Man y Spiderman, Visión y la Bruja Escarlata, Bruce Banner y su alter ego Hulk, o el trío conformado por Thanos, Gamora y Star Lord. Todos ellos afrontan una humanidad en sus relaciones que superan el tratamiento heroico marveliano que a veces puede parecer superficial y carente de profundidad. Los demás protagonistas, dentro de su linea narrativa, proponen otros caracteres menos protagonistas en una película donde por fin descubrimos a un realmente divino y todo poderoso Thor... qué ya era hora, por cierto. Del personaje al que no logro acostumbrarme ni siquiera a su pequeño universo, es Black Panther y su reino Wakanda... Pero eso ya es otra historia.
En definitiva un buen espectáculo, con mucha pirotecnia y con buenos toques de tragedia, algo que por otro lado se agradece y otorga cierta calidad dramática a un género que parecía estar agotándose. Buen ejercicio de dirección, guión y de montaje.


martes, 15 de mayo de 2018

"¿Quién con fuego?"/"A la luz del vino" - Carlos Ollo Razquin

¿Quién con fuego? es el título de la primera novela negra del escritor navarro Carlos Ollo. Su trama gira alrededor de la investigación sobre la aparición de un anciano muerto en su casa, en un pueblo navarro del valle de Ollo, llamado Ulzurrun. El inspector Faustino Villatuerta y su hija Nerea se encargan de investigar este caso juntos tras meses de convalecencia del veterano policía nacional. La trama policial cabalga a caballo de dos épocas lejanas entre sí en el tiempo. Por un lado, el hecho investigado en el presente y por otro, viejos recuerdos de los años de postguerra, en los que grupos de maquis se escondían en la Sierra de Urbasa. Las relaciones de los protagonistas en la actualidad, sus amores, sentimientos y pérdidas, se conjugan ante el lector, mientras se realizan las indagaciones para resolver una investigación llena de interrogantes y miradas al pasado.

Carlos Ollo, cimenta esta novela negra y de suspense, con un importante trabajo de creación de personajes y ambientación. Lo mismo profundiza sobre los años duros de posguerra en Navarra, donde las suspicacias y las traiciones poblaban el día a día en los pueblos, como indaga alrededor la emigración a América surcando el amplio océano, o describe el duro y monótono trabajo del pastoreo en las interminables praderas de los EEUU. Carlos hila muy fino a nivel narrativo. Su trabajo de preparación del libro demuestra constancia, lo mismo que la construcción de personajes, tan profundos como cotidianos. Un gran estreno en el universo de la novela negra navarra, que continua con la publicación reciente, en abril de este año, de su segunda novela protagonizada por Faus y Nerea. 

En "A la luz del vino" prosiguen las andanzas de Faus Villatuerta, su hija Nerea y el subinspector Javier Erro. La novela sitúa la acción en la Bodega Señorío de Otazu, una finca donde se cultivan viñas y se elabora un vino de calidad a pocos kilómetros de Pamplona. Cabe reseñar que esta bodega existe en la realidad y fue una visita de Carlos Ollo a sus instalaciones para acudir a la audición de un concierto coral en una ermita de la finca, la que le dio la idea de situar allí el nuevo caso al que se enfrentan los Villatuerta. La aparición del cuerpo sin vida del enólogo de la bodega, llevará a Faus y Javier a investigar las sospechosas causas de su muerte. Paralelamente, Nerea se encuentra ocupada en un caso de tráfico de drogas. Ambos, padre e hija, junto a Javier Erro e Irina, quien también apareció de soslayo en la primera novela, sostendrán  la trama más familiar y personal en referencia a sus complejas relaciones sentimentales entre todos ellos.

Nos encontramos con un libro  muy ágil en su narrativa, lleno de diálogos rápidos y fulgurantes, con lo que la acción fluye con buen ritmo. Resulta muy acertado el desarrollo de los dos casos paralelos. Carlos logra entrecruzar las tramas con buena definición y acierto. Su extensión es ligeramente inferior al libro anterior, en gran medida, debido a que en algún aspecto la técnica narrativa ha cambiado. Echo de menos esas largas y literarias descripciones e historias que ofreció en el primer volumen, un panorama más profundo y personal. Según me comentó el autor en su día, el cambio fue voluntario, al querer aportar un enfoque diferente a sus historias en cada una de sus novelas. Me sugirió que para la próxima, tenía ideado volver a la narrativa y descripciones que tanto me gustaron. Con todo, ambos estilos funcionan en ambas novelas, porque el escritor los domina sobremanera, con lo que la calidad literaria está asegurada. Desde luego que este volumen se lee endiabladamente más rápido que el primero. Carlos avanza con pies de plomo hacia un tercer libro en el que ya está trabajando, para consolidar una saga de género negro que funciona bien, tanto en ambientación, narrativa y sobre todo, en lo que a personajes se refiere. 

lunes, 14 de mayo de 2018

"El Alienista" - Temporada 1

En diez capítulos diez, divide la cadena TNT la versión para televisión del libro escrito por Caleb Carr, "El Alienista" Allá por el año 2013 un buen amigo me recomendó su lectura y como no, por aquel entonces escribí una de mis primeras reseñas de este ya veterano blog: El Alienista - Caleb Carr Ya en su momento la novela me gustó mucho. Ese toque a lo Sherlock Holmes del protagonista, ambientado en el Nueva York de finales del XIX resultó de lo más atractivo. Eso sí, el toque dramático era mucho más crudo y sangriento que en la obra de Doyle, al tratarse de una mirada más oscura del siglo de la inmigración en norteamérica, la pobreza, la corrupción policial y sobre todo la diferencia de clases. Y todo ello ha sido llevado más o menos fielmente a la pantalla, quizás reduciendo un poco los trazos de impiedad, salvajismo y suciedad que exprime Carr en su obra literaria. Entiendo que se habrá hecho con el objeto de que no se atragante el espectador durante el visionado de la serie estrenada en nuestro país en el canal Netflix.
Como en la serie, un afamado y discutido alienista, es decir, médico o investigador que en aquella época ahondaba en la psicología de las personas y por ende los hechos que pudieran deberse a ella, forma un equipo, apadrinado por el comisario Theodore Roosevelt, para investigar una serie de asesinatos de jóvenes chicos prostitutos en los bajos fondos de Nueva York. Este equipo está formado por un ilustrador de prensa buen amigo del alienista, un par de inspectores judíos de la recién estrenada e incomprendida policía científica y la primera mujer en formar parte del departamento de policía y amiga de la infancia del ilustrador. Aparte de una completa y detallada exposición de la investigación criminal en curso, la trama desarrolla la realidad política y de corrupción de una ciudad donde las clases pudientes gobiernan protegidas por ciertos elementos de la policía, muy dados a tontear con la corrupción. Además, no podían faltar algunos toques del género romántico entre algunos de los protagonistas y algún secundario.
Sin embargo, el gran protagonista de la serie, es la creciente ciudad de Nueva York. Tanto en la novela como en la serie, el escenario de la gran city nos muestra desde los barrios de las clases altas, sus bailes y recepciones, hasta los más crudos, sucios y denigrantes barrios donde las mafias y la corrupción completan un paisaje lleno de maleantes, asesinos, degenerados y personas de las que se aprovechan los que estilan su día a día en la ley del más fuerte. Obviamente los inmigrantes son carne de cañón, en una época en la que desde Europa llegaban grandes barcos con miles de emigrantes que huían de la pobreza con la esperanza desesperada de encontrar una vida mejor. Pero es que además, nos encontramos con una ciudad en crecimiento, donde los avances industriales y tecnológicos van abriéndose un hueco en la sociedad. La irrupción del coche, el teléfono, el cine o las construcciones de hierro, decoran capítulo a capítulo la trama y los acontecimientos de las serie y además con lo hace con gran número de detalles y calidad en el diseño de producción.
Respecto a los actores, todos cumplen sus papeles con profesionalidad, acometiendo sus debilidades y fortalezas con la justa medida reflejada en la novela original. Daniel Brühl, Luke Evans y Dakota Fanning componen el trío protagonista y principal de la serie. Los secundarios, todos bien, a excepción de un justito Brian Geraghty, en el papel de un joven Roosebelt. Mención especial para todos los niños que encarna sus complejos papeles con gran mérito por su parte. Una serie bien compuesta y que hace honor a la novela en la que se basa, cumpliendo con honradez y calidad en la percepción de la trama y los personajes creados por Caleb Carr. 


viernes, 11 de mayo de 2018

La foto del viernes - Concurso Fotografía Hermandad de la Pasión de Pamplona

Mis fotos del viernes de hoy. Esperanza I y Esperanza II. El próximo 16 termina el plazo para votar las fotos que pasarán a la fase final del concurso de fotografía de Semana Santa de la Hermandad de la Pasión de Pamplona. Muchos ya habéis votado mis fotos... para los que no lo habéis hecho y si os gusta, aquí tenéis la oportunidad de hacerlo. Os pongo abajo los enlaces correspondientes. 
Muchas gracias y buen finde.




jueves, 10 de mayo de 2018

"Moonshine" - Volumen 1

El término inglés "moonshine" proviene del apelativo que se le daba al whisky destilado ilegalmente en los años de la prohibición y particularmente aquel manufacturado por contrabandistas en los montes Apalaches de los Estados Unidos. Pues bien, la nueva saga nacida de la colaboración de Brian Azzarello y Eduardo Risso toma esta palabra como germen argumental con la que regresar conjuntamente al universo del cómic. Tras finalizar su impresionante serie "100 Balas", que los colocó en la cúspide del noveno arte y después de alguna somera incursión juntos, como cuando retomaron al personaje de Lono o en su miniserie "Spaceman", Azzarello y Risso nos tenían a sus incondicionales seguidores, a la espera de que ofrecieran una nueva incursión en las editoriales de nuestro país. Dicho y hecho, recientemente se ha publicado la última creación de ambos artistas.
Como ya he comentado, la acción se desarrolla en los Apalaches, en pleno años 20, donde una serie de contrabandistas sobreviven destilando ilegalmente whisky de muy alta graduación. Se da el hecho que en Virginia Occidental, un tal Hiram Holt produce un whisky especialmente suave y sabroso que ha llamado la atención de la mafia italiana de Nueva York. Joe Masseria, uno de los principales capos de la ciudad, envía a Lou Pirlo, uno de sus hombres, para negociar con Holt sobre el monopolio de su producto, para servirlo y venderlo en su territorio. Sin embargo las negociaciones de Pirlo no resultarán nada fáciles, además de toparse con un universo especialmente oscuro, tenebroso y especialmente peligroso.
Azzarello y Risso regresan al género negro, en este caso a la época en la que nació y a la que se puede considerar su etapa más clásica, como es el mundo de la mafia entre los años 20 y 30. Como siempre destilan, nunca mejor dicho, su notable dominio en la creación de personajes y ambientes. Los protagonistas van cogiendo solidez conforme pasan las páginas y en este caso, se adornan de los frondosos y profundos bosques y pantanos de Virginia Occidental. El corte clásico de la ambientación, con esos magníficos sombreros y trajes con los que se vestían los mafiosos, choca de frente con la rastrera forma de vivir y vestir de los originarios contrabandistas de la zona. A nivel de diálogos, el lenguaje toma importancia en los guiones esmerados del cómic, diferenciando ambos ambientes. Siempre me ha cautivado el dibujo confeccionado por  Risso y en este primer volumen de la serie no me ha decepcionado en absoluto. Como es habitual en él, muestra tanto ingenio en el dibujo como otorgándole gran dinamismo y color.
Respecto al argumento, la premisa de la trama que rodea el contrabando de alcohol y la Ley Seca, además del continuo pulso violento de ambos contendientes, se decora de cierta aportación de género fantástico, que no me ha terminado de cuajar tras la lectura de la primera entrega. Habrá que esperar hacía donde camina la historia para ir definiendo si realmente esta inclusión funciona dentro de la trama de género negro y mafioso. Así de primeras, yo no la veo necesaria para presentar un gran producto, pero si Azzarello ha decidido hacerlo de esta manera, sus razones tendrá y tiempo habrá para demostrarlo. Aún así, el conjunto me gusta, a sabiendas de mi predilección por ambos autores. Veremos hacia donde nos lleva un argumento que se podría embrollar peligrosamente. Habrá que confiar. En principio, solo por el dibujo la obra merece mucho la pena.




martes, 8 de mayo de 2018

"Un lugar tranquilo"


Llevamos unos años en los que de vez en cuando aparece en la lista de estrenos cinematográficos algún que otro producto interesante en cuanto al género del terror se refiere. "Un lugar tranquilo" es una película que navega entre la ciencia ficción y el terror. Realiza un buen tratamiento de miedo lustrado a base de una tensión trabajada y un nada despreciable número de sustos bien situados a lo largo de sus noventa y cinco minutos de metraje. La presencia de una estrella como Emily Blunt, es un importante aliciente, que ha logrado junto a un argumento que cuando menos la película genere curiosidad y atraiga al público al cine gracias al valiosísimo boca oreja, tan importante en el mundo globalizado en el que nos movemos.
La trama gira alrededor de una familia que sobrevive en una granja en el más riguroso silencio. El peligro aguarda a su alrededor a la espera de que cualquier sonido haga que se conviertan en meras presas listas para morir. La cinta transcurre en silencio, y la familia se comunica a base de signos, miradas y gestos. Sin embargo, existe una circunstancia que hace que todos sus miembros se preparen para un acontecimiento en el que su silencio, único guardián que les mantiene con vida, se vea interrumpido y los exponga en un grave peligro. La verdad es que es francamente difícil no incurrir en spoiler mientras intento generar las suficientes expectativas para que la persona que lea estas páginas encuentre la curiosidad con la que adentrarse en la película.
La cinta dirigida por un casi desconocido John Krasinski sobrevuela de manera importante en la cotidianidad de la familia, en la que padre, madre y dos hijos, la mayor de ellas en plena adolescencia, intentan convivir en una complicada tesitura, mientras conviven en el peligro y la tensión diaria por no provocar ningún sonido o ruido que les lleve a su extinción. Los problemas que surgen entre sus miembros no se pueden solucionar con palabras y el desahogo vital de unos y otros ante sus problemas de convivencia son difíciles de aplacar. Todos ellos, han conseguido mutarse y sobrevivir, pero los sentimientos salen a flor de piel y no siempre son fáciles de solventar. Lo que se puede solucionar con una conversación de pareja o con los hijos, pasa por unos símbolos silenciosos y gestos rápidos. Es aquí donde el director acierta de pleno en el contexto en que sitúa la película.
Luego y nada gratuito, encontramos el escenario en el que se desarrolla una película, que se interna inexorablemente en el género del terror con toques de ciencia ficción. Krasinski mantiene en casi toda la película un buen nivel de tensión. Desde luego, los silencios obligados y larguísimos ayudan en gran manera a que el espectador se integre sin remedio en el miedo insuperable al ruido y a lo que pueda provocar. En algunos momentos el uso del suspense recuerda a las películas de Shyamalan. Los gestos, miradas y sobre todo el uso del tiempo, goza en algunos momentos de cierta herencia del director de origen indio. Y por supuesto la interpretación de los cuatro miembros de la familia ayuda, especialmente el contundente trabajo de Emily lunt. Sin embargo, tras los sobresaltos en la sala y después de calibrar el visionado de la película, no es difícil concluir que hemos disfrutado de un producto algo forzado y lleno de trucos de guión. La cuestión, es que con todo ello, funciona muy bien, es muy entretenida, en parte gracias a su bien medido metraje y a que nos ofrece un buen número de sobresaltos, algo indispensable y del gusto del público del género. No nos engañemos, "Un lugar tranquilo" es heredera de un buen manojo de películas del género y no goza de tanta frescura como me decían. Sin embargo, funciona. ¿Hace falta algo más? Yo diría que no.


lunes, 7 de mayo de 2018

María Pagés - Compañía de danza - "Una oda al tiempo"


María Pagés es una de esas grandes mujeres y bailaoras de raza de las que nunca hay que dejar de disfrutar en el escenario. Su entrega, entusiasmo y dedicación se plasman encima de las tablas con gran generosidad. El pasado viernes, 4 de mayo, junto a su compañía de danza, ofreció en el Auditorio Baluarte de Pamplona, dentro de la temporada de este año que está por terminar, su nueva y recién estrenada producción "Una oda al tiempo". De ochenta minutos de extensión, como ya comentó en una entrevista previa, este último encaje de doce piezas diferentes en las que afronta diferentes palos del mundo flamenco, ha necesitado de la dedicación y el trabajo de dos largos años. Y se nota por su elaboración, coordinación y fluidez sobre el escenario y sobre todo por el hondo sentimiento mostrado en cada una de sus piezas, tanto por la propia María como por su compañía, tanto en el aspecto del baile como de la música que se mostró al espectador en vivo y en directo.
María Pagés transporta al espectador en esta producción, hacia una línea vital, expresada con emotividad, vivencia, sentimiento, pero también con sus propias sombras y momentos tenebrosos. Y lo hace con cierto aire de fusión musical y estilo. Es cierto que el flamenco y sus diferentes palos son el instrumento principal con los que la bailaora desborda sensibilidad y expresividad, pero no se corta nada al añadir conceptos de baile más moderno o conceptual, con lo que aporta la modernidad con la que esta producción pretende abordar la cotidianidad y reflexión del presente, con su compromiso de no olvidar el pasado, tal y como refleja en un título tan sugerente como directo... "Una oda al tiempo".
Los ochenta minutos de su actuación comienzan con el espectacular protagonismo de María Pagés en mitad del escenario, con una luna o un sol, según convenga, en el horizonte, y maravillando al espectador con su manejo de la cola de su vestido, como si se tratara de una extremidad más, inherente a su cuerpo derrochador de movimiento y pasión. Sus largos brazos y grandes manos, se mueven con soltura, mostrando al público calidez, sensualidad, sentimiento y compromiso. Detrás suya, acompañándola a lo largo de toda la actuación, un competente grupo de baile, muy bien coordinado y volcado en cada una de las piezas. Brillantes los bailes de ellas, con las colas de sus vestidos y sus taconeos en sus giros, así como en la corta pero espectacular parte en la que juegan y voltean los mantones por todo el escenario.
Por lo demás, los instrumentistas bien, tanto guitarras como percusión. El violín y violoncelo, aportando clasicismo y es de agradecer, sobre todo en las dos piezas con obras de Vivaldi y Haendel. Y los cantaores, en mi opinión, más efectiva Ana Ramón que Bernardo Miranda, no por su calidad, sino por su textura vocal, ya que por desgracia el gran hándicap de la actuación resulto ser un mal uso del sonido, sobre todo en volumen, ya que era muy complicado entender las letras cantadas por su distorsión, y en algunos momentos la música resultó excesivamente elevada.  Por lo demás una velada de las de recordar... Yo la disfruté, mucho no, muchísimo.