Etiquetas

jueves, 20 de julio de 2017

"El Ministerio del Tiempo" - Temporada 3 - 1ª Parte

Estrenada la primera parte de la 3ª temporada de El Ministerio del Tiempo, con sus seis primeros capítulos. Como en anteriores temporadas, ha habido capítulos geniales, otros buenos y algunos peores, pero lo que nadie le puede quitar a la serie es su capacidad de reconvertirse, de investigar y ofrecer al espectador nuevas y, casi siempre, frescas historias, con una etiqueta de calidad y una buena factura en producción y realización. 
Si algunos capítulos resultan más flojos o simplemente no logran atrapar al espectador, se puede explicar por dos razones. La primera, la ejecución del guión, no siempre acertado. La segunda y, esto creo que me resulta más decisorio, es la elección de determinadas épocas, temáticas o personajes en cada trama. Sin duda, el Siglo de Oro es el que creo suele tener mejor recibimiento. Los personajes históricos suelen estar muy bien encarnados y presentados, además de conseguir una ambientación muy acertada. Pero, simplemente pueden ser asuntos de gustos y apreciaciones más subjetivas de un público que espera ser sorprendido en cada capítulo. Desde luego en esta temporada, el primer capítulo dedicado a Hitchcock me pareció una gozada, un auténtico y acertado homenaje a su cine. Con sus dos siguientes entregas, Tiempo de Espías y Tiempo de Hechizos, la serie tuvo un más que discreto bajón, sobre todo con el dedicado a Bécquer. Con la historia protagonizada con Goya, sufrí cierto impás en el que no acerté a visualizar si la temporada remontaba o no, para por fin llegar a los magníficos dos últimos capítulos. Particularmente me quedo con Tiempo de Esplendor. Felipe III y el Duque de Lerma no son personajes demasiado conocidos para la mayoría de los españoles y sin embargo, su época fue en general un tiempo de paz y estabilidad, antes de la gran caída en el ruinoso reinado de Felipe IV y Olivares. Brillantes los diálogos e interpretaciones de Cervantes/Pere Ponce y Lope de Vega/Victor Clavijo. Y al final buen colofón del capítulo Tiempo de Esclavos, con el que la serie marca la dirección y trama a la que se dirige inexorablemente en su segunda y última parte de la temporada.
Remarcar el buen trabajo de los actores y actrices, digamos fijos. Bien como siempre, Nacho Fresnada en su papel de Alonso. Lástima la salida de Rodolfo Sancho. Creo que hacía buena pareja junto con un Hugo Silva, algo más soso que la anterior temporada. Respecto a los nuevos, veremos que tal funciona Macarena García como la joven Lola Mendieta. Bien por Aura Garrido que con los capítulos ha crecido en su interpretación. Habrá que ver si regresa más adelante a la serie. Pero lo que desde luego aporta y mucho al Ministerio, son los personajes secundarios. Su entidad, interpretación y caracterización marcan la diferencia y esto solo es labor y apuesta de una gran equipo de casting. En definitiva, una temporada algo irregular, pero aún así, soy de los que opinan que, independientemente de modas pasajeras, El ministerio del Tiempo sigue aportando a la televisión patria, calidad, interés, buen gusto y sobre todo buen hacer. Yo seguiré apostando por ella, aunque algunos ya comienzan a echar tierra sobre esta producción, para mi gusto y ante todo muy seria.  


miércoles, 19 de julio de 2017

Praga - Ciudad Nueva y Castillo Alto

La Ciudad Nueva y el Castillo Alto son dos zonas poco visitadas por el turismo ya que se encuentran algo apartadas del centro más conocido de Praga. La primera es el barrio forjado durante el siglo XIX y el segundo tiene su origen en una antigua leyenda checa. Además entre las murallas de este último encontramos el Cementerio del Honor Nacional, donde descansan grandes personajes checos y algunas tumbas son auténticas obras de arte.

 











martes, 18 de julio de 2017

"Wonder Woman"

Nueva entrega cinematográfica del universo DC, esta vez enfocada en al figura de Wonder Woman, personaje que se presentó en la película Batman V Supermán. La actriz Gal Gadot mostró con mucha autoridad sus credenciales en la anterior película de DC, resultando de lo mejor de la que yo creo fue una entrega fallida. En este caso la trama gira alrededor de los orígenes de la protagonista, entre las amazonas de un mundo mitológico y recóndito en los albores de las historias de los dioses griegos y sus enfrentamientos. En un momento dado y en medio de la I Guerra Mundial, un piloto norteamericano se adentra en este mundo paralelo, descubriendo la isla en la que viven las amazonas. Los destinos de Diana y este joven piloto se unirán en la idea de conseguir la rendición de Alemania y terminar con la guerra que está asolando Europa. Sus intereses son diferentes, la visión de cómo lograr la paz y como acabar con la guerra tiene puntos de vista opuestos. Ella enfoca la causa de que la humanidad se enfrente  hasta destruirse en la idea del dios Ares y su influencia en el hombre, mientras el piloto reconoce el mal como algo innato  a nuestra raza, desde tiempos inmemoriales. A partir de este dilema, ambos se embarcarán en una aventura que les llevará al frente occidental donde las trincheras abundan y esta en ciernes la firma del armisticio de Alemania. 
Pues dicho y hecho, DC ha estrenado un producto desde mi punto de vista irregular. A nivel narrativo, lo veo solvente, con una historia situada en la Gran Guerra que resulta un escenario interesante en su ambientación y en su presencia histórica, en la primera intervención de Diana en la humanidad de nuestro tiempo. Desde luego, las mejores escenas se dan tanto en Londres como en las trincheras de Francia, aportando la mejor escena de la peli, en el asalto a las posiciones alemanas. Respecto a Gal Gadot encarnado a la heroína, debo decir que lo hace a las mil maravillas. Su presencia llena la pantalla, tanto por su belleza como por su expresividad y desenvoltura en la película. Su sonrisa es cautivadora. Hasta aquí los parabienes. 
Sin embargo, hay muchas cosas que me chirrían. Comienzo por un doblaje horroroso, sobre todo en lo que a las amazonas se refiere. Desde luego recomiendo, sin conocerlo, el visionado de la versión original. Respecto a los efectos, pues al verdad es que dan el cantazo, sobre todo en algunas fases, tanto al principio en las playas de las islas de las amazonas, como al final, en el combate entre Ares y Wonder Woman. Si además este último enfrentamiento se eterniza en el tiempo, como sucede, pues no aporta interés a la peli, sino que le perjudica. Respecto al protagonista masculino, Chris Pine, poco que decir... me resulta soso. Lo peor, con mucho, es la presencia de los acólitos/amigos del piloto. Unos personajes a los que se presenta como miembros de un equipo de élite y resulta poco más o menos, mera comparsa insulsa, innecesaria e inservible, que ni siquiera aporta el rol cómico que pretende. Hablemos de un guión, a priori interesante en su fondo, con la búsqueda de la paz mundial como fin y la confianza en al bondad de una humanidad volcada en la guerra. Sin embargo, hay diálogos que rozan lo ñoño. la inocencia inicial de Diana es creíble, hasta que transcurrido cierto metraje, resulta ya casi infantil. Respecto a los malos, y sobre todo Ares, un poco lo de siempre, pero en este caso, perjudicado por unos simplones efectos especiales. 
En definitiva una película irregular. Llamo la atención en la Gal Gadot y sobre todo, en la magnífica escena del ataque a las trincheras alemanas. Lo demás deambula entre la fanfarria de unos efectos no del todo logrados, unos secundarios endebles y sobre todo un guión con ciertos momentos de ñoñería innecesaria. Lo mejor, verla como un producto de verano, en el que la mente debe mantenerse en off y disfrutar de ella, sin más pretensiones.





lunes, 17 de julio de 2017

Praga - Puente de Carlos

Como viene siendo habitual desde hace años, por estas fechas suelo publicar una serie de reseñas con fotos del viaje que suelo hacer en julio a algún lugar de Europa. Este año le ha tocado a Praga. Espero que os gusten...

Centro neurálgico del turismo en Praga, el Puente Carlos une las dos orillas del río Moldava. Hasta 1836 era el único puente de la ciudad. Construido en 1354 sustituyó al anterior puente de manera uniendo los barrios de Mala Strana y la Ciudad Vieja, alcanzando una longitud de 520 metros. En ambos extremos lo coronan sendas torres, cuyo perfil es conocido en todo el mundo. Además 32 estatuas de santos son reconocibles en toda su extensión.











martes, 4 de julio de 2017

"The Americans" - Temporada 5

Posiblemente con esta 5ª temporada nos enfrentamos a la penúltima entrega de una de las series que más me han gustado de los últimos años. La vida, tanto privada como profesional, de los agentes soviéticos Elizabeth y Philip, no solo se va complicando sino que además van surgiendo ciertas dudas sobre el fin de sus actividades y la utilidad de los actos de espionaje que realizan en los EEUU. Por ejemplo, en el caso del caso del virus que robaron en la anterior temporada, ahora utilizado por la URSS en sus ataques en la guerra de Afganistan, o el caso al que se enfrentan esta temporada, por el que pensaban que EEUU estaba creando una plaga de moscas y mosquitos para atacar los cultivos rusos, hasta que se dan cuenta que simplemente estaban investigando el medio de producir cereal más resistente a plagas y sequías. 
En esta temporada, una de sus misiones, consiste en acercarse a la familia de un científico ruso recién llegado a EEUU. Las consecuencias de sus intentos para que regresen a su país tendrán consecuencias graves para uno de los miembros de esta familia. Así mismo, deben vigilar a una exciudadana rusa que colaboró con los nazis en la 2ª Guerra Mundial. Todos estos casos unidos a los comentados anteriormente, hacen que especialmente, Philip se planteé su labor al servicio de la Unión Soviética, incluso sopesando regresar a su país, sobre todo, tras la jubilación de su agente al mando, Gabriel.
Respecto a la familia de los agentes interpretados por Keri Russell y Matthew Rhys, tras descubrir a su hija quiénes son en realidad, su relación va fortaleciéndose poco a poco y salvando las diferencias que venían heredadas de anteriores temporadas. El problema surge ahora con el menor de la familia, quien desea estudiar en una Universidad lejos de su familia, lo que descoloca a sus padres de manera importante. Mientras, el agente del FBI Beeman, pasa a un segundo plano, comenzando una nueva relación sentimental y relacionándose con nuevos posibles enlaces en la embajada soviética. Por último, no podemos olvidar al agente ruso Oleg Burov, que tras volver a Moscú, se encontrará ante una agresiva investigación debida a su estancia en EEUU y su relación con Beeman y Nina Krilova.
Una temporada clave para el devenir de la serie, que poco a poco se va acercando a la Perestroika y al deshielo entre EEUU y URSS. La cuestión es hacia dónde conducirán estos hechos a los protagonistas de la serie. Las dudas rondan sus cabezas, frente a una labor de la que Philip empieza a replantearse... Veremos que nos deparará la sexta temporada.