Etiquetas

viernes, 23 de febrero de 2018

La foto del viernes - París - Vestíbulo Hotel Lutetia

El Hotel Lutetia de París fue construido en 1910 en el más puro estilo del Art Nouveau. Un ejemplo característico de este estilo es su elegante vestíbulo. 

Durante la ocupación Nazi este hotel fue sede del servicio de inteligencia alemán, más tarde llamado Gestapo, desde donde se  dirigía la persecución de la resistencia francesa.

jueves, 22 de febrero de 2018

"El hilo invisible"

La última película dirigida por el norteamericano Paul Thomas Anderson nos traslada al Londres de los años cincuenta. Su protagonista es un excéntrico y solitario modisto, que diseña el vestuario las damas más elegantes de la nobleza británica e incluso de alguna casa real europea. Tiene en su casa de Londres el estudio donde un buen número de señoras, bajo las órdenes de su hermana, trabajan con delicadeza y disciplina los vestidos que han llevado a Reynolds Woodcock a ser uno de los puntales de la moda de la capital británica. Cuando necesita refugiarse en un lugar de descanso y asueto, acude a una pequeña propiedad cerca de la costa. En un cercano hotel donde desayunaba un día, conoce a una camarera que llama su atención por su figura. A partir de este momento, como si de su musa se tratase, decide pedirle que le acompañe a Londres, convirtiéndola en su modelo y amante. Este aparentemente sencilla y bucólica historia de amor, no tardará en romperle su apacible ritmo de trabajo al que estaba tan habituado.
Nos encontramos con una excepcional película dotada de la delicadeza y exquisitez del micro universo que rodea la vida elegante, puntillosa y delicada de este personaje. Thomas Anderson dirige con gran detalle tanto la vida en el taller de corte y costura como la inseparable e irrenunciable cotidianeidad diaria del protagonista. Woodcock es un hombre volcado día y noche en su trabajo. Necesita su espacio y su disciplina, plenos cauces por los que discurre la musa que guía sus diseños. Su felicidad, su bienestar, no dependen de nada externo a los vestidos que crea para sus clientas. Sin embargo, la aparición de la joven camarera hace que esa musa que le genera confort y autocomplacencia le desborde, algo que por lo que intuimos al principio de la película, ya le había ocurrido en ocasiones anteriores con otras jóvenes. Es aquí donde se vislumbra que él reconoce que el bienestar logrado es afín a la joven. El problema surge cuando ella cree que puede existir algo más de lo que él supone, algo externo a su trabajo y a propia vanidad.  Es en esta tesitura cuando la joven e ilusionada muchacha toma alguna decisión fuera de la cotidianeidad del maduro hombre, con la que quizás logre recuperar la luz, el aura, que parece perder con el paso del tiempo y la monotonía del día a día.
"El hilo invisible" es una película llena de detalles, tanto en su ambientación como en el desarrollo de la profesión de Woodcock y su entorno. Son excepcionales las escenas en las que se narra, imagen a imagen, la concepción y creación de uno de esos maravillosos vestidos de los años cincuenta, una época dorada de la moda del siglo XX. La elegancia en los movimientos de la cámara, la rigurosa y delicada ambientación, así como la elegante banda sonora compuesta por un acertadísimo Johnny Greenwood, acompañan a la perfección una película tan exquisita como en algunos momentos retorcida. Porque ¿no es a veces el amor retorcido, sufriente e incluso egoísta, cercano al masoquismo? Pues de esto y mucho más trata este elegante estudio de algo que puede llegar a ser tan servil como adictivo.
Respecto a las interpretaciones no tengo palabras para describir el inmenso trabajo del trío protagonista. Por supuesto el increíble Daniel Day-Lewis esta pletórico como en todos y cada uno de sus actuaciones. Su capacidad de envolverse en la piel del protagonista se alía con su vestuario, con sus gestos, con sus miradas, logrando una interpretación magistral. Respecto a la joven Vicky Krieps, solo contar parabienes. No conocía a esta actriz y su capacidad de mirar y actuar, en un papel del que podría desviarse con suma facilidad cayendo en desmesura y carencia de naturalidad. Precisamente es en esto en lo que desborda calidad la joven luxemburguesa, es creíble, espontánea. Pero no puedo olvidar al tercer pie del trípode interpretativo de esta película. Y es la veterana Lesley Manville en el papel de la hermana de Reynolds. Es ella quien aporta el reconocimiento y el sometimiento ante la esencia de la casa, su hermano, quien a su vez, encuentra en su hermana el báculo necesario para mantenerse al nivel deseado en su carrera de modisto de altura. Un papel que equilibra la balanza, el vaivén en la nueva experiencia amorosa y desequilibradora de la relación de Reynolds y la joven. Sus miradas y silencios son magistrales.
Me repetiré si digo que nos encontramos ante una excelente y exquisita película, plena en detalles y elegancia, que plasma la esencia de los sentimientos, los deseos y porqué no, el paso del tiempo. La dirección resulta tan delicada como paciente, mostrando sin prisa y con mil miradas el deambular del protagonista entre sus hilos, telas y agujas. Un conjunto de interpretaciones increíbles que presentan una gran y humana película en la que el amor por la profesión y por el otro o la otra, plantean su posible fusión en la misma vida y la necesidad de compartir.






martes, 20 de febrero de 2018

"La Peste" - Miniserie

Esta miniserie producida por Movistar +, es sin duda la mayor apuesta realizada hasta el momento para la programación de pago de ámbito nacional. El argumento nos traslada a la Sevilla de finales del siglo XVI, en plena época de conquistas y recogida de tesoros del continente americano. Las flotas de España regresan cada temporada plenas de riquezas al puerto de Sevilla, desde donde se administra la llegada de todas las mercancías del Nuevo Mundo. Mateo, prófugo y perseguido por la Inquisición por causa de su labor en la imprenta que le pertenecía y su amistad con protestantes, recibe del albacea de un viejo amigo, el encargo de regresar a Sevilla y localizar al hijo bastardo que nunca reconoció. Su vuelta le llevará a tener que trabajar en la investigación de unos crímenes bajo la vigilancia de la Iglesia y sujeto al cumplimiento de su antigua condena. Mientras, y en este mismo escenario, la peste hará aparición en la ciudad, poniendo en peligro, no solo la vida de sus ciudadanos, sino también su posición de puerto clave en la llegada de la flota de las Indias.
Seis capítulos seis, son los que completan esta miniserie. Un número para algunos escaso, pero que en mi opinión resulta perfecto. Siempre he dicho que una miniserie o temporada, debería no pasar de los ocho capítulos. Son más que suficientes para presentar la trama, desarrollarla y completar una buena, justa y nada extensa historia. Además, de esta manera te alejas del peligro de aburrir al espectador con innecesarios giros y complejos engaños por estirar una trama. Con esta premisa, lo primero a llamar la atención de "La Peste" es la genial, rotunda y compleja ambientación de la época en la que se desarrolla la serie. Sevilla era una ciudad rica, llena de palacios e iglesias, pero también contenía barrios pobres, callejuelas impracticables por el barro y la inmundicia y como no, sus arrabales extra muros. Si además, sus directores se aferran a enseñarnos el submundo de los pillos, ladronzuelos y huidos de la Inquisición, la serie va tomando forma por buen camino. El vestuario no resulta baladí y el atrezzo utilizado, acompañado de una naturalista y muy real fotografía en la que la luz de las velas y los rayos de sol, acompañan las localizaciones exteriores como interiores, es difícil no imbuirse de una época y su vivencia. Por cierto, una bso muy medida y contenida... Perfecta.
En esta Sevilla, en el llamado puerto de España, convivían nobles, hidalgos, jornaleros, comerciantes, taberneros, mendigos, prostitutas, soldadesca, curas y huidos de la justicia, ya sea por sus delitos en la tierra, como por sus creencias perseguidas. Los protestantes cohabitan en secreto en la ciudad, junto con los médicos que muchas veces tiene que realizar su trabajo a escondidas de miradas demasiado curiosas. Sus métodos y el uso de hierbas y ungüentos no está bien visto por la iglesia, mientras aquellos poderosos y quienes desean serlo, pugnan por crecer en riqueza y posición a pesar de la peste, sus conciudadanos y su salvación. Todo este variopinto universo puebla "La Peste" de credibilidad, historia y pasado, aportando puntos de interés al espectador deseoso de producciones nacionales con calidad, como sucede en este caso. 
Otro punto interesante de esta producción es la elección de los actores y actrices. El hecho de no presentar estrellas demasiado conocidas del medio televisivo o cinematográfico creo que es un acierto, ya que el espectador se dedica más a seguir la trama de la serie que ha discernir si una estrella acierta o no en su interpretación. Quizás el más notorio es Paco León, pero el hecho de que encarne un personaje dramático y con un trasfondo muy oscuro, hace su presencia no solo loable sino muy acertada. Por lo demás, los buenos de Paco Tous y Manolo Solo despuntan entre los conocidos. Pero sin duda el gran triunfador es el protagonista encarnado por un cuasi desconocido Pablo Molinero. Por otro lado, Patricia López en un buen papel de mujer adelantada a su tiempo, cumple con notable alto. Quizás al joven  Sergio Castellanos le falten líneas en la serie, ya que su presencia realmente en algunos momentos resulta simplemente, figurativa. Pero en general, no solo ellos, sino la gran cantidad de secundarios de la serie realizan una labor encomiable... El único problema que he advertido es la acentuación y vocalización en gran cantidad de escenas. Hasta tal punto, que tuve que utilizar los subtítulos para sordos de la televisión para no perder detalle de conversaciones y diálogos en la serie. No se si es problema de sonido, intentar ser muy fiel al hablar de ciertos sectores de la sociedad sevillan o simplemente que los algunos actores no vocalizaban bien. 
En mi opinión nos encontramos con un producto notable y un trabajo de dirección de la mano de Alberto Rodríguez magnífico. Es sin duda uno de los grandes directores de la actualidad nacional y se nota su labor estricta y detallada de todo lo que filma. Calidad asegurada. Respecto a la trama, el hecho de que la historia enmarcada en una época tan importante para España y tan desconocida a veces, salpicada de características típicas del género negro o de suspense, no hace más que hacerla más interesante. El problema quizás esté en el resultado final del caso investigado por Mateo. Su resolución aparece en cierto modo rebuscada y forzada en algunos puntos, complicando su entendimiento... Muchos culpables y curiosas situaciones hacen que se entrecrucen las tramas creando cierta perplejidad en su conclusión. Pero esto no es óbice para reconocer lo notorio y extraordinario resultado de un producto muy bien manufacturado, dirigido y en general interpretado. Y además es una producción nacional. Ojalá esto lleve a muchos a adentrarse en la rica historia de nuestro país, al estilo de franceses e ingleses. Un buen comienzo es esta miniserie y también "Conquistadores", igualmente producida por Movistar +... Bravo por la iniciativa y ojalá lleguen muchos premios y más bondades.






lunes, 19 de febrero de 2018

"De los antiguos usos" - Krake

Siempre produce una gran satisfacción que algunos de mis buenos amigos y compañeros de la web Hislibris, mediante su participación en los concursos anuales de relatos que se celebran todos los años, poco a poco se van convirtiendo en grandes escritores y novelistas de género histórico. El año 2017 fue prolijo en publicaciones presentadas por hislibreños en su nueva aventura literaria y además consiguiendo muy buenas críticas. En el caso de la novela a la que hoy me refiero, su autor, lleva unos años entrecruzando sus relatos por la web y además publicó el año pasado un libro de relatos. Pero ha sido este enero del 2018 cuando ha llegado a las estanterías de las librerías la novela corta que hoy reseño. Publica con el pseudónimo de Krake y este navarro de Tudela es un especialista en las culturas nórdicas y las leyendas que tan ricamente han enriquecido la narrativa histórica y las sagas que cuentan las vidas de aquellos míticos hombres y mujeres legendarios del norte, que durante los siglos IX y X, poblaron los confines septentrionales de Europa.

El autor nos traslada a Islandia, donde en algún momento del siglo X, diferentes quiebras culturales y religiosas, llevaron a la protagonista Ragnhild Sturfdotir a sufrir en sus carnes las consecuencias de unas luchas que definirían el futuro de la isla. La muerte de su marido y su caída en desgracia, la llevarán a intentar descubrir de dónde surgió la orden que provocó semejante pérdida. La larga sombra del rey noruego Olav Tryggavason alcanza Islandia, donde afines a su persona y a la implantación de la cristiandad, se enfrentarán a los señores de la isla que se niegan a rendir pleitesía al rey extranjero y a su nueva y excluyente religión. Los ritos de sus ancestros corren el riesgo de desaparecer como su independencia frente a los noruegos. Los nuevos vientos de un rey poderoso se infiltrarán y destruirán la vida de Ragnhild. Sin embargo, esta orgullosa y noble mujer no teme a nada ni a nada y pugnará por defender su dignidad y la memoria de su marido.

Krake luce en apenas doscientas paginas sus conocimientos de la cultura islandesa. Las tradiciones, costumbres y la historia de aquella lejana isla se traducen en poéticas y preclaras descripciones, entremezcladas con una narrativa elegante y fluida. Porque no solo estamos ante una novela histórica notable, sino que además el autor es valedor y directo heredero de las sagas islandesas, trasladando a sus páginas el estilo y espíritu de las historias nórdicas más tradicionales. Su labor por relatar el enfrentamiento cultural de aquel siglo trascendental, en el que las conquistas territoriales y la expansión y consolidación del cristianismo, se aprovecha de las fricciones, venganzas y ansias de poder de las gentes, sitúa al lector ante situaciones en las que el honor y el orgullo de una mujer, chocan en una sociedad que crece, sufre y sangra sin mirar atrás, a sus ancestros. Precisamente, Krake avanza paralelamente en su narrativa, conjugando historia e intrahistoria, enlazando las conquistas del gran Olav con la pérdida de un pueblo unido a su tierra y a sus creencias milenarias, personificado en la figura de una gran mujer.

En definitiva una novela corta que se lee con adicción, entendiendo siempre que se escribió al estilo de las sagas islandesas. Su estilo gramatical puede sorprender inicialmente, pero conforme avanza su lectura, se disfruta por igual, argumentalmente como narrativamente. Lástima su corto número de páginas. Pienso que se podría haber extendido un poco más atendiendo a la riqueza de la historia, ofreciendo al lector más disfrute en su lectura. Cierto, me quedé con ganas de más. El personaje de Ragnhild resulta tan mítico como profundo y los protagonistas secundarios proponen una rica amalgama de caracteres, intereses, personalidades, aspiraciones y luchas, dignas de una gran novela. Francamente, una gran pequeña aventura literaria, a la que recomiendo hincar el diente a todo aquel amante de las aventuras y sagas nórdicas.

viernes, 16 de febrero de 2018

La foto del viernes - Tudela - Catedral - Detalle pórtico del Juicio Final

Tudela
Catedral
Detalle del pórtico románico oeste o del Juicio Final. Realizada entre el siglo XII y XIII. La mitad de sus escenas recrean el averno y los castigos infernales, algo único en el románico europeo.

jueves, 15 de febrero de 2018

"Déjame salir"

Considerada una de las películas del pasado año, "Déjame salir" comienza con una premisa de lo más sencilla. Una joven emprende un viaje a casa de sus padres, acompañada de su novio afroamericano, al que va a presentar por primera vez a su familia. La cuestión es que la zona en donde residen es históricamente y mayoritariamente blanca, y no goza precisamente de sus bondades frente a la actual tendencia a promover la igualdad racial. Apoyándose en esta trama el director novel Jordan Peele, presenta una película desasosegante y profundamente incisiva en su acercamiento al problema racial de los EEUU.
Su planteamiento presenta, desde cierta visión paródica, un film con una estructura más propia de una película de terror, en la que todo lo que sucede parece ocultar otra realidad, provocando al protagonista y al espectador una sensación de desagradable preocupación ante lo que se viene encima. Las sonrisas parecen forzadas, la familia de su novia es quizás, especialmente perfecta y no digamos nada del hermanito... vaya elemento. Las miradas cobran sentido y las frases con doble lectura, plantean preocupación en la mentalidad moderna y actual del protagonista. Precisamente, ese escaparate que se presenta ante su vista, es lo que traslada al público la sensación de que algo no funciona. Hasta este punto, podemos aventurar que la película en su planteamiento es brillante, sorprendente y porqué no, novedosa, aún recordando a algunas clásicas películas de terror psicológico de los años sesenta y setenta.
Quizás, lo que pueda fallar en su desarrollo, es que cuando se descubre lo que hay detrás de tanto peloteo y sonrisa falsa por parte de la familia y su entorno,  termina resultando demasiado obvio, previsible y por tanto, el entramado sorpresivo de su trama, comienza a desmoronarse inevitablemente conforme alcanza su cenit y tramo final. Aún así, es innegable que la película funciona por su visión casi paródica de un problema del que la sociedad actual aún no se ha deshecho. El racismo, fluye entre el postureo frente a la posición de un gobierno como el que Obama pareció asentar en EEUU y la realidad social que todavía subsiste en un país donde todavía el problema racial subsiste inevitablemente. Por eso, además de ser una inteligente película de miedo psicológico, también es una profunda crítica a la realidad social más cruda y profunda de un país que en algunas aspectos todavía vive anquilosada en otra época. 


martes, 13 de febrero de 2018

"Black Mirror" - Temporada 4

Como siempre que la serie "Black Mirror" anuncia el regreso de una nueva temporada a las pantallas, la expectación es mayúscula. Su ya clásico experimentar con un futuro cercano, la interrelación de los avances técnicos en el día a día y la intrusión de las redes sociales en nuestra vidas, son marca de la casa y nos han dejado capítulos que a muchos nos han dejado marcados. Esta temporada se presenta con seis capítulos, con la intención de adentrarnos en la manipulación de la conciencia, la pérdida de la libertad, la intrusión en la mente y sobre todo a alienabilidad de nuestras vidas frente a los avances tecnológicos, que si bien en un principio se realizan para mejorar nuestra vida, terminan manipulándola y redirigiendo nuestros actos hasta momentos insospechados.
En cinco de los capítulos, el protagonista es la mente y la conciencia dentro de los límites de su manipulación, ya sea para su uso en el ocio, en la sanidad, en nuestras relaciones amorosas o incluso el ejercicio de una profesión. El sexto, se sale de esta norma, para adentrarse en un futuro apocalíptico, quedando en su contexto fuera del conjunto dramático de la serie. Como sucede en temporadas anteriores, el resultado no termina de resultar del todo regular. Siempre hay algunos capítulos más redondos que otros y tras terminar de visionar la serie, cada uno opta por sus preferidos. En todos ellos, los creadores se adentran en la manipulación de la libertad de conciencia y en el peligroso uso de los avances científicos a la hora mejorar nuestra sociedad. El control parental, la manipulación genética, la intrusión en los pensamientos y recuerdos, así como el peligro de jugar con el prójimo, a expensas de reconocer su dolor o sentimientos, juegan con el entredicho del uso y atención a los descubrimientos que pueden atentar contra la libertad individual y de pensamiento. Y a excepción del capítulo referido al futuro apocalíptico, cada uno de las otras cinco entregas, plantean estos problemas al espectador, con más o menos acierto.
Sin embargo, esta temporada, me ha parecido algo descafeinada y en alguno de sus capítulos, incluso con mucha falta de mala leche, resultando menos incisivas que entregas anteriores. Sin duda, el sexto capítulo, es que resulta más conflictivo en su referencia al mal uso de los avances, incidiendo en los peores sentimientos del ser humano, en su afán de hacer daño por el mero disfrute personal. Es aquí donde he reconocido la idiosincrasia de la serie, ahondando en la mala fe y las malas artes a las que el ser humano es capaz de llegar, por puro egoísmo. Además, tiene el acierto de aunar en su trama varios aspectos de los capítulos anteriores, con lo que crea una cohesión que se agradece. También me encantó, por encima de los demás, el dedicado a las citas programadas para encontrar a la media naranja y la experimentación sobre la elección perfecta y acertada de la pareja con la que convivir toda la vida. Muy interesante y sesudo. Llamo la atención en el humor negro del primer capítulo dedicado a  la serie Star Trek y el dedicado al control parental, aunque en este caso, creo ver cierta falta de ligazón en la trama, pero no por ello deja de ser interesante, sobre todo para los que tenemos hijos adolescentes.
En general, una temporada entretenida, pero que no ahonda en los temas tratados, con la sorpresa y perturbación con que lo había hecho en otras ocasiones. Pero como he dichos, nunca me han parecido sus temporadas excesivamente homogéneas en cuanto a trama y resultado... Así que me quedo con lo bueno de una temporada que si bien no resalta de las demás, tampoco deja impasible en alguno de sus capítulos al espectador. Será cuestión de gustos e intereses.

lunes, 12 de febrero de 2018

Daredevil - Volumen 2 - Marvel Saga 48 - "El dossier Murdock" - Tomo 14

Este tomo nª 14 de Daredevil de la colección Marvel Saga publicado por Panini Cómics reúne los números del Volumen 2 USA 76-81, cuyas grapas fueron publicadas en 2006 en España.  En nuestro país, esta historia de cinco capítulos de la serie ordinaria fue publicada en tres grapas que fueron numeradas del nº 9 al 11 de la edición de Marvel Knigths: Daredevil Volumen 2. Se publicaron dos ediciones con el mismo contenido, una sencilla y otra especial. Solo se diferenciaban en las portadas, en la tirada, fecha y lugar de publicación. La edición especial tenía menos tirada, se vendía solo en tiendas especializadas, una semana antes que la edición normal. 
Punto y final. Con estos números finalizó la participación de Bendis y Maleev en las serie ordinaria de Daredevil, allá por el año 2006. Ambos situaron a Daredevil ocupando el lugar de Kinping en Nueva York, en Hell´s Kitchen. Con el rey del hampa en la cárcel, Matt Murdock intenta proteger su identidad, resituar su vida tras su amago de boda y eliminar definitivamente la delincuencia de las calles. Sin embargo, Fisk no descansa en su intención de deshacerse de Daredevil y salir de la cárcel. Para ello, negociará con el FBI la entrega de información sobre el pasado y el presente del héroe. De la mano de la prensa y mediante el chantaje, colocará de nuevo en el punto de mira, al abogado, bajo el traje rojo, para desacreditar su imagen. Bendis aprovechará para incluir en estas, sus últimas páginas, a históricos compañeros y enemigos de Daredevil. Elektra, ahora al mando de La Mano, la Viuda Negra, asumiendo nuevas estrategias y misiones en S.H.I.E.L.D, el Búho, el sempiterno Bullseye o Ben Urich se cruzarán en esta hora crucial para nuestro héroe.
No me equivoco al decir que esta etapa recién terminada bajo el guion de Bendis es una de las mejores por las que ha pasado el personaje. La idea de convertir a Daredevil en un héroe que por fin asume su misión salvadora con entero protagonismo, así como la presencia de un par de romances la mar  de interesantes, incluida una boda, y la recuperación de sus clásicos aliados y archienemigos, recuperaron la esencia y el equilibrio entre el abogado y el héroe bajo la esencia de Matt Murdock. Pero esto no podría haberse llevado a cabo sin la impresionante labor del ilustrador Maleev. Su arte y composición en los bocetos aportan oscuridad, trama y cuando hacía falta, mucha acción. Es un artista con una alta calidad y sobre todo, un estilo tan personal como reconocible para el aficionado. Algunas de sus páginas son auténticas obras de arte y composición. Pero sobre todo, la aportación de un tono oscuro, casi de historia negra, de thriller visual, es lo que realmente me ha ganado. Grande Maleev. Tras esta etapa, Ed Brubaker tomó buena cuenta de los guiones y los lápices corrieron a cargo de Michael Lark y David Lapham.

sábado, 10 de febrero de 2018

Jóhann Jóhannsson - Descanse en paz

Ha fallecido uno de los grandes compositores de bandas sonoras de cine del momento. Formaba parte de la nueva generación de creadores de partituras de la actualidad. Sus composiciones  acompañaban algunos de los grandes títulos de los últimos años, incluidas algunas de las películas dirigidas por Dennis Villaneuve. Además, la discográfica Deutsche Grammophon lo tenía fichado como uno de sus compositores contemporáneos más importantes. Una gran pérdida... 
 
 
 
 
 
 
 

viernes, 9 de febrero de 2018

La foto del viernes - Aranjuez - Pórtico Casa de los Oficios y Caballeros

Aranjuez
Pórticos de la Casa de los Oficios y Caballeros.
Edificio terminado en el siglo XVIII donde se albergaba al séquito de la corte y sus ministerios.

jueves, 8 de febrero de 2018

"La Tierra Llora" - Peter Cozzens

Peter Cozzens es uno de los autores norteamericanos más importantes de la actualidad respecto a publicaciones y estudios realizados sobre el siglo XIX en los EEUU particularmente en lo que refiere a la Guerra de la Secesión y Conquista del Oeste. Tiene en su haber casi una veintena de libros y un buen número de premios y galardones a sus estudios históricos. El pasado año 2017, la editorial Desperta Ferro publicó uno de sus ensayos, cuyo título completo es "La Tierra Llora. La amarga historia de las Guerras Indias por la Conquista del Oeste". Sin duda es una de las publicaciones más importantes del año, a nivel de ensayo, en nuestro país. Si bien se pueden encontrar diversas publicaciones sobre aquel periodo, localizado más o menos entre  los años 1850 y finales del siglo XIX, el presente volumen ofrece un profundo, exhaustivo y detallado estudio de la época y el declive de las tribus nativas en Norteamérica a lo largo y ancho del país.

El ensayo comienza con una pequeña introducción en la que aborda los primeros contactos entre ambos grupos humanos a lo largo del siglo XVIII y principios del XIX. Estos estaban basados en el intercambio de mercaderías y en cierto respeto mutuo. Fue en 1851 cuando se empezaron a firmar los primeros tratados, dando comienzo a una larga sucesión de acuerdos, incumplimientos, matanzas, correrías, éxodos y batallas, que llevaron a las tribus indias hacia su declive definitivo, en apenas cuarenta años. La administración norteamericana, de la mano de sus generales, agencias, representantes e incluso sus propios presidentes, acordó, reanudó y rompió multitud de compromisos asumidos con los grandes jefes nativos. El deseo por mantener los territorios en liza en paz y conseguir aplacar la belicosidad de las facciones guerreras de las diferentes tribus, difícilmente podía consensuarse con el aplastante e imparable devenir de colonos, mineros, aventureros y buscadores de oro y plata, en su penetración en tierras sagradas y llanuras de caza de aquellos pueblos ancestrales.

Grant, Sherman y Sheridan, lideraron un periodo de guerras, en el que, si bien en un principio, se respetaron los tratados, territorios de caza y tierras sagradas de las grandes tribus, poco a poco, la convivencia resultó francamente incómoda. La nueva política de las reservas y su control, liderado por las agencias gubernamentales y por el ejército, provocaron no pocos conflictos en los que aún sufriendo algunas derrotas, el poder administrativo y militar norteamericano llevaba las de ganar. Los años favorecieron a la administración de Washington. Su capacidad de concentrar tropas, su armamento y sobre todo la disponibilidad a lanzar campañas de castigo en pleno invierno, no ofrecían ninguna posibilidad a las guerreras naciones indias. La mala administración de las reservas y las matanzas de búfalos, crucial reserva alimenticia de las grandes tribus de las llanuras, provocaron no pocos levantamientos que con tiempo, mucho sufrimiento y paciencia, fueron sofocados. Grandes líderes nativos, como Nube Roja, Toro Sentado, Cochise, Caballo Loco, Victorio o incluso un cuestionado Jerónimo, dirigieron a sus guerreros en una guerra suicida frente a comandantes como Crook, Miles, Terry o el propio Custer, quienes lideraron a infantería y caballería, incluidos el famoso 7º regimiento  y los 9º y 10º formados por los llamados "Buffalo Soldiers".

Una de las cuestiones más comentadas por Cozzens en éste magnífico ensayo, es la incapacidad de las naciones indias a unirse en un frente común. Si bien, en alguna ocasión, algunas tribus lucharon juntas, como sucedió en Little Big Horn, batalla ampliamente descrita en sus páginas, lo general era que las ancestrales diferencias y rivalidades entre las distintas tribus, se mantuvieran durante las Guerras Indias. No solo no se apoyaron unas con otras, sino que además algunas acompañaron al invasor, formando parte de las tropas o surtiendo de exploradores al ejército norteamericano. Las desconfianzas y los egos llevaron a enfrentamientos desiguales, claramente favorables al hombre blanco. Lakotas, comanches, kiowas, apaches, crows o cheyennes, fueron grandes naciones que con los años tuvieron que huir de sus territorios, establecerse en reservas y claudicar frente al avance de colonos y mineros, apoyados por el imparable ferrocarril y respaldados por los casacas azules. Tribus menores y más desconocidas, como los Nez Percé, Paiutes o los Modoc, también mantuvieron una feroz guerra con las tropas. Y otras naciones pronto comprendieron lo inevitable. Pawnees y otras facciones de las naciones indias, como arapahoes, shoshones o apaches, apoyaron y con el tiempo, afrontaron al hombre blanco como un mal necesario y definitivo.

El autor se enfrenta con fidelidad, rigor y objetividad a la realidad del conflicto y del aplastamiento de los nativos llevado por los EEUU en apenas cuarenta años. Los datos, las cifras, los detalles, los nombres y acontecimientos llenan las más de quinientas páginas del ensayo. Su lectura es entretenida por demás y se asume por el lector con auténtica voracidad. Los sucesos se trasladan a sus páginas desde la objetividad más académica. No hay más que echarle un vistazo a la bibliografía utilizada. Las páginas del volumen trasladan, con un gran nivel narrativo, la pasión, intensidad e  implicación propia de una persona conocedora de un periodo tan controvertido y en ocasiones manipulado por la cultura norteamericana del siglo XX. Cozzens nos ofrece un magno y desde ahora, imprescindible trabajo sobre las Guerras Indias y el declinar de las grandes y pequeñas naciones nativas, que ocuparon desde sus ancestros las grandes llanuras, las montañosas sierras y los agrestes desiertos de los EEUU.

Desperta Ferro - La Tierra Llora


martes, 6 de febrero de 2018

"Los archivos del Pentágono"

La prensa, su visión y posición dentro de la política y la sociedad, siempre ha tenido un lugar preeminente en la cinematografía norteamericana. El llamado Cuarto Poder no ha pasado desapercibido al interés de directores y productores. Pero es que además, estas películas de género, han ocupado un importante lugar en la cinematografía de muchos grandes del cine. Willy Wilder con "Primera Plana" o "El gran carnaval", Pakula  con "Todos los hombres del presidente", Lumet con "Network", Brooks con "Al filo de la noticia", Mann con "El dilema", Fincher con "Zodiac" y Tom McCarthy con "Spotlight", son solo algunos de los ejemplos en los que el periodismo ha ocupado, con gran calidad y buenas críticas, el metraje de unas cuantas películas, a las que habría que añadir, aquella maravillosa serie titulada "Lou Grant" de finales de los 70.
Este es el caso de la película recientemente estrenada. En la dirección encontramos a Steven Spielberg y un cuadro de intérpretes liderado por Tom Hanks y Meryl Streep, dos de los grandes del cine actual. Si a este triunvirato hollywoodiense añadimos que la trama gira alrededor de la lucha por la libertad de prensa y contra la censura en pleno mandato del Presidente Nixon, poco más hay que añadir. Spielberg tiene en su currículum películas que abarcan un gran número de géneros. A mi siempre me han gustado sus films más intimistas, los que tocan dilemas políticos, sociales y acontecimientos históricos, todos ellos claves para nuestra sociedad actual. "Los archivos del Pentágono" entran en este grupo. 
La trama nos lleva a 1971. El New York Times y el Washington Post publican en sus páginas el extracto de unos archivos secretos de la administración norteamericana, redactados a principios de los sesenta, en los que se dice que la Guerra de Vietnam, iniciada a finales de los años 50, se daba por perdida y se recomendaba realizar una retirada oficial de la misma. Cuatro administraciones, comandadas por Eisenhower, Kennedy, Lyndon B. Johnson y Nixon, especialmente las tres últimas, resultaban salpicadas por uno de los conflictos armados más rechazados de la historia de los EEUU, ya que habían mantenido y ampliado su participación en la guerra a pesar del informe interno en cuestión. Ambas redacciones reciben una llamada de la oficina de Nixon, invitándoles a no publicar la totalidad de los documentos.
Spielberg se adentra en la lucha del Washington Post por la libertad de prensa, frente al intento de censura de la administración Nixon. Para ello nos lleva magistralmente por aquellos días en los que la dirección del periódico, sus redactores y equipo jurídico, buscaron los recovecos necesarios para eludir la presión de la Casa Blanca y mantenerse firme en su disposición de ofrecer al ciudadano la información que tenían en su poder. Mientras, la salida a bolsa de la empresa periodística, no aconsejaba publicar los documentos. La guerra judicial a la que se podían enfrentar, podría asustar a futuros inversores y su participación era clave para no cerrar el periódico. La alianza de Katherine Graham, heredera y editora del Post y su director, Bren Bradlee, es el doble pivote sobre el que se asienta el director para mostrar al espectador aquellas horas llenas de tensión. La posición del personaje encarnado por Meryl Streep era especialmente complicada. El hecho de ser mujer y de haber heredado el periódico, sin conocer los intríngulis de la profesión, crea una tensa trama paralela. La pervivencia del medio escrito y la pugna con el consejo de administración de la entidad, por parte de una mujer a comienzos de los 70, aporta otro enfoque más en un guión bien construido y francamente fluido.
Nos encontramos ante un hilvanado producto, salido de la mente prodigiosa de Spielberg. Su dominio de la historia, la visión de la relevancia histórica de la trama, el pulso narrativo y la aportación,  de unos Hanks y Streep fantásticos,  a lo que se añade un buen número de grandes secundarios, ofrece una película a añadir a ese conjunto de films icónicos del género dedicado a la prensa, con el que empezaba esta reseña. La ambientación siempre ha sido un fuerte del director, así como su enésima colaboración con el compositor Williams, siempre acertada. Las escenas realizadas con un efectista y notable montaje, en las que se muestran las máquinas tipográficas trabajando en el corazón del periódico, son una auténtica delicia. En conjunto, una robusta, interesante y entretenida película, en la que la libertad de prensa y su lucha con la administración Nixon desembocarán, tal como aparece al finalizar el metraje, en otra gran bomba periodística. Me refiero al llamado "Escándalo Watergate". Pero eso es otra historia. Por cierto, un chascarrillo. El actor Bruce Greenwood, que interpreta en esta película al que fuera Secretario de Defensa de John F. Kennedy, Robert McNamara, entre los años 1961 y 1968, encarnó en la notable película "13 días", al mismísimo presidente de los EEUU durante la crisis de los misiles con Cuba.

lunes, 5 de febrero de 2018

"Manhunt: Unabomber" - Temporada 1

Unabomber es el nombre con el que se conoció a la persona que durante los años 1978 y 1995 sembró con dieciséis bombas diferentes aerolíneas y universidades de los EEUU. La serie que hoy reseño cuenta como el FBI persiguió, atrapó y encarceló a este personaje, gracias a la labor de investigación del agente Jim Fitzgerald, especialista en análisis del textos. 
La serie presenta la trama intercalando flashbacks, en los que se va descubriendo el desarrollo de la investigación y los nuevos métodos propuestos por el agente Fitz. Al comenzar el primer capítulo, Unabomber, interpretado por un solvente Paul Bettany, ya está encarcelado y esperando juicio. Sin embargo, mientras se cuentan los vericuetos que llevaron a meterle entre rejas, la misión de Fitz, encarnado por Sam Worthington, es convencerle de que se declare culpable, evitando un juicio mediático buscado por el preso para su mayor gloria. De esta manera no solo podemos disfrutar de la investigación acometida por los novedosos y a veces discutibles métodos en los que el FBI no tenía puestos demasiadas esperanzas, sino que además, somos espectadores de un duelo interpretativo con el que ambos actores plantean un juego psicológico alrededor del ego del terrorista y el método del investigador.
El duelo interpretativo, en mi opinión, lo gana por mucho un notable Bettany. La serie resulta muy interesante especialmente debido al proceso y la utilización del método de análisis de textos que maneja Sam Worthington en el papel de un solitario y excéntrico agente del FBI. No termina de convencerme el actor ni su interpretación, pero el producto funciona. Muestra al espectador los medios, métodos e investigaciones llevadas a cabo mediante el análisis del lenguaje utilizado en las cartas y en el manifiesto que Unabomber pretende que la prensa norteamericana publique. Su intención era mostrar al mundo su ideología y pensamiento alrededor de la tecnificación de la sociedad y los males que esto provoca a nivel humano y como individuo. 
Una serie que, si bien,  cae en ciertas ideas manidas alrededor de la figura del típico investigador rarito y concienzudo que lleva de cabeza a sus jefes, va de menos a más conforme se identifica al responsable de las bombas, su ideología y personalidad. Sin duda, Bettany compone un complejo personaje con mucha solvencia. Por otro lado, sus ocho capítulos no resultan excesivos y cumplen su cometido. Recomendable, con algunas fisuras.



jueves, 1 de febrero de 2018

"Tres anuncios en las afueras"

Sorprende de primeras, cuando uno se acerca a alguna página web dedicada al cine, observar que la película que hoy reseño es una coproducción británico-estadounidense. Su razón de ser está, entre otras cosas, en que el director es británico Martin McDonagh, el cineasta encargado de realizar "Siete psicópatas" y sobre todo la genial "Escondidos en Brujas". Su visión de lo humano, siempre relacionado con extraños vínculos entre diversos, se mantiene como un acertadísimo nexo de unión entre las tramas e interioridades en sus películas dirigidas ahora, en suelo americano. La base es la misma. Una serie de personas, que a raíz de un acontecimiento, toman distintos caminos en los que sus sentimientos y deseos fluyen hasta encontrarse o enfrentarse con los demás personajes de su entorno. Y a pesar del choque de egos e intenciones, siempre sobresale de entre la desgracias algo positivo, a veces tan extraño, como humano.
Milfred Hayes, interpretada por una fantástica y nada estridente Frances McDormand, descubre en una cercana carretera a su casa tres vallados de anuncios, casi destrozados y abandonados. A los días, los alquila y manda colocar mensajes dirigidos a la policía del lugar, echando en cara al jefe Willoughby, encarnado por Woddy Harrelson,  que aún no hayan descubierto al culpable de la violación y asesinato de la hija de Milfred sucedido siete meses antes. El hecho de hacer público sus sentimientos más encontrados por medio de las vallas publicitarias, será el detonante de una serie de acontecimientos que desequilibrará la convivencia de una comunidad, no siempre especialmente tranquila ni pacífica.
No es casual que McDonagh eligiera una pequeña comunidad del estado sureño de Missouri para ambientar esta dura, compleja y terrible historia humana. El racismo, la violencia, así como cierto pueblerismo casi endémico y las complejas relaciones humanas entre los vecinos y familiares, trasladan al espectador el perfecto escenario en el que el director no se corta ni un pelo en meter el dedo en la llaga, transmitir la violación de derechos sociales y sobre todo, llevar al límite el respeto entre sus ciudadanos, los sentimientos y la violencia. Si Milfred representa a una mujer herida y dolida ante la injusticia del asesinato de su hija, el ayudante del sheriff, llamado Dixon y encarnado por Sam Rockwell, encarna la figura más vil y representativa del racismo, la violencia y la prepotencia que algunos hacen uso de su posición autoritaria y policial. Entre ambos, encontramos al sheriff Willoughby, marcado por la impotencia, no solo ante la resolución del caso, sino por el hecho de parecer una grave enfermedad. La tensión de estos personajes y su entorno, ya sea laboral o familiar, se adentra en la sensación de impotencia del ser humano frente a la adversidad y la inevitabilidad de lo que les sucede alrededor. Todos chocan frente a la impotencia y las ganas de intervención, en un mundo que no siempre es justo.
Las heridas tardan en cicatrizar. La capacidad de empatizar, muchas veces clama por su ausencia, avalada por un egoísmo endogámico en el universo de cada uno de los personajes y, todo ello, como sucede en la película, lleva a tomar decisiones, a veces, incomprensibles y extrañas, como si fuera una válvula de escape imposible de controlar. Esto y mucho más, se refleja en "Tres anuncios en las afueras". Un film complejo y confuso, como el estado en el que se encuentran sus protagonistas, donde el entorno les supera, y les hunde, en ocasiones, o les redime, en otras. El uso del humor negro, utilizado en momentos delicados por su crudeza, violencia o insensibilidad, provoca media sonrisa, que aparece, por lo menos en mi caso, con cierto rubor, cierta verguenza. Son situaciones complejas y localizadas en momentos dramáticos. Y sin embargo su uso funciona, y traslada los sentimientos a flor de piel, empatizando con la normalidad de lo que debería ser anormal, y lo extraordinario con lo que desgraciadamente sucede de ordinario. El director lo refleja y plasma con cierto desencanto y tristeza, pero con cercanía y con un cierto aire de regeneración, de resurrección, muy interesante.
Quizás algunas escenas están llevadas al extremo y en una situación normal, se resolverían de una manera más drástica y posiblemente entre rejas pero, como fuerza motriz del guión y gracias a la dirección de McDonagh, alcanzan al espectador donde duele, enfrentándole a la indefensión y a la realidad de una sociedad no tan lejana. La interpretación de los actores, sobre todo en sus tres papeles principales, McDormand, Harrelson y Rockwell es espléndida, como espléndidas son sus actuaciones. El guión funciona, con sus excentricidades y tramas dramáticas, junto a una estupenda fotografía y una bso muy apropiada. En conjunto, una película estimable que, con valentía, analiza y critica una sociedad real, cruel, violenta y muchas veces, tan injusta. 

martes, 30 de enero de 2018

"Clase Letal" - Tomo 5

El tomo cinco de la serie de comics "Clase Letal" da apertura al nuevo curso escolar de la famosa escuela para asesinos, dirigida por el misterioso y estricto Maestro Lin. Tras la terminación del primer curso con "los trabajos de fin de curso" más sangrientos y mortales que se hayan conocido, los supervivientes que ahora pasan a segundo, siguen luchando no solo por el liderazgo del centro, sino también por sus supervivencia. Por un lado Shabnam y sus seguidores afrontan el nuevo curso con cierta seguridad en su grupo de élite. Por otro, la siempre solitaria Saya, tiene el encargo de formar a una nueva alumna, llamada Zenzela, lo que conlleva aguantar a sus compañeros de primero, mientras el recuerdo de Marcus no termina de diluirse. Pero ecos de Japón y de su familia, la situarán en el objetivo de nuevas y sanguinarias experiencias.
Bien, bien. Ya tenía ganas de meterle mano a la nueva entrega de la que considero una de las mejores series de la actualidad en el universo de los cómics. La presenta historia comienza con un nuevo curso. Siguen algunos viejos conocidos, los que no han muerto hasta ahora y quienes afrontan el segundo curso con la seguridad de saberse superiores. Y por otro lado, esta nueva etapa hace que Remender nos presente nuevos personajes, quienes vienen a ocupar de alguna manera, los huecos dejados por tanto estudiante asesinado, troceado y desmembrado en capítulos anteriores. Si bien, todo en el guion nos suena a conocido después de cuatro fantásticos tomos, es cierto que el comienzo del curso, da aire nuevo a las tramas, presentando luchas de poder y ego, además de diferentes y novedosos caracteres e intereses entre los protagonistas. Si además, estos se cruzan con viejos conocidos y los creadores de la serie afrontan el recuerdo de algunos desaparecidos, con atisbo de regreso, el resultado sigue aportando interés, dinamismo y sobre todo, mucha sangre y venganza.
Respecto al dibujo de Craig y al color de Boyd, poco nuevo que decir al respecto de mis anteriores reseñas. Ambos forman un gran equipo y su resultado es una pasada de dinamismo, composición y presentación de personajes y ambientes.  Su acierto tanto en escenas de acción, como en las que simplemente los protagonistas se encuentran conversando en una sala del colegio, una habitación o un bar de mala muerte, claman por el absoluto control y dominio de espacios y situaciones, perfectamente equilibradas al ritmo del guion de Remender. El uso de color por parte de Boyd, no hace sino acompañar el salvaje dibujo de Craig, en un juego a tres manos, digno de contemplar y disfrutar. Es difícil leer en la actualidad un cómic tan entretenido, acompañado de un dibujo tan acorde al ritmo del guion. Una gozada ver que la calidad del cómic se mantiene tras cinco tomos. Y repito, es muy de agradecer la inclusión de nuevos personajes de lo más variopinto. Desde el rockabilly vietnamita, pasando por el heavy de la RDA, una joven africana  de la que nadie conoce su oscuro pasado y el hijo de un jefe nativo de una reserva americana. Parece que todos ellos y algunos más nos van a hacer pasar en grande... Una gozada.